Alfonso Moya Vázquez1 Juan J. Mínguez Molina2 Alfredo Recio Caride3

1 Hispalvet Veterinarios 2 Guadiamar Servicios Veterinarios de Referencia 3 Clínica Veterinaria Levante

 

Introducción y caso clínico:
Las afecciones del sistema vestibular pueden clasificarse en periféricas y centrales. Los animales con ataxia vestibular suelen mostrar signos clínicos como ladeo de cabeza, caminar en círculos, desequilibrio, nistagmo y/o estrabismo. Las alteraciones periféricas se relacionan con lesiones en nervio vestíbulo-coclear o receptores del laberinto membranoso de oído interno, y con frecuencia se asocian a síndrome de Horner, nistagmos patológicos, sordera y/o parálisis facial1. Las afecciones centrales causan alteraciones locomotoras graves, incluyendo déficits propioceptivos, hemiparesis, hipermetría y/o alteraciones del ritmo cardio-respiratorio y del estado mental1.
En hurones se han descrito diversas causas de síndrome vestibular, incluyendo intoxicación, etiología infecciosa (moquillo, toxoplasmosis, rabia), traumatismo o neoplasia2,3 (mioblastoma4, papiloma de plexo coroideo5).
En este caso se describe la existencia de un síndrome vestibular periférico congénito en un hurón doméstico, con la particularidad de presentar sordera unilateral.

Caso clínico

Se examinó en consulta un hurón hembra no castrada de tres meses de edad, debido a un cuadro de ataxia desde la segunda semana de edad. La madre estaba vacunada frente a moquillo y ni ella ni el resto de la camada mostraron signos de enfermedad.
En el examen neurológico se observó ladeo de cabeza hacia el lado izquierdo, estrabismo posicional, caminar en círculos y pérdida notoria del equilibrio. El resto de la exploración fue normal.
Tanto el hemograma como la bioquímica no mostraron alteraciones significativas. Se suplementó la dieta con papillas (Carnivore Care®) y se pautó movilización diaria del animal. Se prescribió citicolina, complejo vitamínico del grupo B y medicación homeopática antivertiginosa (Vertigoheel®). A las tres semanas del inicio del tratamiento el animal había ganado peso y musculatura, y se mostraba más activo. Aunque mantenía ladeo de cabeza, su equilibrio había mejorado y no caminaba en círculos.
Debido al pequeño tamaño del animal se descartó realizar radiografías de bullas timpánicas. Se realizó un estudio de resonancia magnética (0.2T), pre y post administración de contraste paramagnético. Las secuencias específicas evidenciaron asimetría de oídos internos, con disminución de señal en oído izquierdo.
Para precisar la localización de la lesión se realizó un estudio de potenciales evocados auditivos (BAER). Se registraron todas las ondas principales sin alteraciones en intervalos I-III y I-V en oído derecho. No se obtuvo ningún registro de ondas en oído izquierdo, lo que indicó sordera unilateral izquierda.
Tanto los signos clínicos como las alteraciones observadas en resonancia magnética y BAER fueron compatibles con una hipoplasia/agenesia coclear congénita. Debido al carácter congénito de la lesión y a la leve mejoría de los signos del animal, se mantuvo el tratamiento establecido con variaciones puntuales en frecuencia y dosis de la medicación.

Discusión:
Según el conocimiento del autor, se trata del primer caso descrito de una lesión congénita como causa de síndrome vestibular en un hurón doméstico.
Existen referencias de síndromes vestibulares congénitos en otras especies domésticas, como perros y gatos1,6. Se presupone un origen hereditario aunque se desconoce la patogénesis de la enfermedad. Los signos clínicos vestibulares aparecen durante las primeras semanas de edad y pueden presentar sordera unilateral o bilateral. Pueden existir diferentes grados de afectación, y casos leves pueden llegar a compensar la disfunción vestibular6.
El sistema vestibular ejerce un papel muy importante en el desarrollo neuromuscular del hurón durante el periodo neonatal inicial (primer mes de vida)7,8,9. La agenesia o hipoplasia coclear, como la del hurón del caso descrito, puede dar lugar a que las alteraciones motoras y de equilibrio asociadas al síndrome vestibular se vean potenciadas negativamente por el incorrecto desarrollo muscular.
La valoración del examen neurológico de un hurón resulta complicada desde el punto de vista práctico, por lo que cobran mayor importancia las pruebas de funcionalidad. El estudio de BAER permitió valorar el nervio vestíbulo-coclear y una mayor precisión de la localización de la lesión causante de sordera9,10. La ausencia tanto de onda I como del resto de ondas indicó una lesión neurosensorial coclear. La ausencia de cochlear microphonics puede reforzar el diagnóstico de lesión coclear congénita, ya que normalmente no aparecen en casos de agenesia de órgano de Corti y células ciliadas11.

Bibliografía:
1.Oliver JE, Lorenz MD, Kornegay, JN: Ataxia of the head and the limbs. En Oliver JE, Lorenz MD, Kornegay, JN (ed): Handbook of Veterinary Neurology, Philadelphia, WB Saunders, 1997; 216-239.
2.Antinoff N: Musculoskeletal and neurological diseases. En Quesenberry KE & Carpenter JW (ed): Ferrets, Rabbits and Rodents: Clinical Medicine and Surgery, St. Louis, Saunders, 2004; 115-120.
3.Sleeman JM, Clyde VL, Brenneman KA: Granular cell tumor in the central nervous system of a ferret (Mustela putorius furo). Vet Rec 1996; 138:65–66.
4.Van Zeeland Y, Schoemaker N, Passon-Vastenburg M, Kik M: Vestibular Syndrome due to a Choroid Plexus Papilloma in a ferret. J Am Anim Hosp Assoc 2009; 45:97-101.
5.Forbes S, Cook JR: Congenital peripheral vestibular disease attributed to lymphocytic labyrinthitis in two related litters of Doberman pinscher pups. J Am Vet Assoc 1991; 198(3):447-449.
6.Van Cleave S, Shall MS: A critical period for the impact of vestibular sensation on ferret motor development. J Vestib Res 2006; 16:179-186.
7.Diaz-Figueroa O, Smith MO: Clinical neurology of ferrets. Vet Clin North Am Exot Anim Pract 2007; 10:759-773.
8.Henkel CK, Keiger CJ, Franklin SR, Brunso-Bechtold JK: Development of banded afferent compartments in the inferior colliculus before onset of hearing in ferrets. Neuroscience 2007; 146:225-235.
9.Morey AL, Carlile S: Auditory brainstem of the ferret: maturation of the brainstem auditory evoked response. Brain Res Dev Brain Res 1990; 52(1-2):279-288.
10.Kelly JB, Kavanagh GL, Picton TW: Brainstem auditory evoked response in the ferret (Mustela putorius). Hear Res 1989; 39(3):231-240.
11.Ahmmed A, Brockbank C, Adshead J: Cochlear microphonics in sensorineural hearing loss: lesson from newborn hearing screening. Int J Pediatr Otorhinolaryngol 2008; 72(8):1281-1285. 

SEVC Headquarters - Passeig de Sant Gervasi 46-48, E7 - 08022 - Barcelona - Spain - T: +34 93 253 15 22 - F: +34 93 418 38 79 - email: secre@sevc.info